¿Qué hacer en Tallín? Capítulo 1.

¿Qué hacer en Tallín? Capítulo 1.

Tallín es una gran ciudad en la que hay mucho que hacer, aunque depende de la época en la que venga tendrás más o menos posibilidades. En invierno se cierran algunas cosas o debido a la nieve no se pueden disfrutar.

En esta serie de posts voy a hablar de cosas que puedes hacer en esta ciudad o en sus cercanías. Actividades que te llevaran unas horas o con las que pasar un día completo.

Hacer senderismo alrededor del Lago Ülemiste.

Vamos a empezar por algo que he hecho hoy y que me ha gustado mucho. Se trata de una actividad de senderismo alrededor del Lago Ülemiste.

El Lago Ülemiste es un lago situado al sur de la ciudad que tiene un tamaño considerable. Ya había pasado cerca en coche y me apetecía caminar por sus orillas.

Lago Ülemiste

Ayer me puse a mirar por internet, para hacerme una idea de las distancias, y más o menos debían ser unos 20 km. Viendo google earth, se ve un sendero que rodea al lago justo en la orilla. A vista de pájaro parecía que incluso había alguna zona de parque, por lo que es posible que haya algún sitio donde comer o poder comprar agua.

Tras este breve estudio (ya sabéis que no me gusta preparar mucho las cosas), queda decidido que hoy haré esta ruta.

Me levanto pronto, ya que echando cálculos rápidos, voy a tardar de 4 a 5 horas y quiero estar de vuelta para comer.

Tras un buen desayuno, salgo temprano dirección al lago.

Desde el hotel el camino es fácil, ya que solo hay que seguir rumbo sur. Tras caminar un poco llego a la estación de autobuses y, tras llegar a una calle sin salida y darme la vuelta, cojo otra calle que me lleva  a las vías del tren. Tengo que atravesarlas ya que el lago se encuentra en el otro lado.

Conforme me voy acercando a las vías veo que hay un paso subterráneo, así que hacia allí me dirijo.

Lago Ülemiste

Nada mas atravesar las vías continúo caminando en busca de un camino que me lleve a la orilla, donde tomaré el sendero que rodea al lago.

Camino y camino, pero no levanto el vuelo… No, así no era. Camino y camino, pero no encuentro ninguno. Lo que si encuentro es una fantástica valla (con cartel incluido) que me cierra el camino. ¿qué raro, no?.

Lago Ülemiste

No me queda otra que seguir la valla. En algún lugar debe haber una puerta de acceso.

No tardo en encontrar la puerta, pero.. esta cerrada! y pone el mismo cartel que se repite cada poca distancia. ¿qué pondrá en el dichoso cartel?.

Lago Ülemiste

Sigo caminando, bordeando la valla, la cual corre paralela a la carretera, rumbo oeste. O empiezo a caminar hacia el sur, o no le voy a dar la vuelta al lago en la vida.

Tras un buen rato andando, veo que la valla se dobla hacia el sur. Pues nada, a seguir caminando pegado a la vaya. Hay un camino de tierra junto a la valla y arboles por todos lados. El paisaje me va gustando más conforme avanzo.

Oyendo a los pájaros estoy, cuando llego a un cortafuegos. El sendero sigue por el, y rumbo sur. Vamos bien. A seguir caminando.

Lago Ülemiste

Tras otro buen rato, en el que por cierto, no he visto a nadie, llego a un cruce de caminos. Uno continua pegado a la valla y el otro se separa de ella. A lo lejos, entre los árboles, se ve el lago, por lo que sigo el camino de la valla.

Lago Ülemiste

Conforme voy avanzando, el camino se convierte en sendero, y éste cada vez se va estrechando más. Casi sin darme cuenta me veo caminando por un bosque de coníferas. No hay nadie más, solo el bosque y yo. Me encanta.

Ensimismado en mi mismo disfrutando de la soledad y de la naturaleza esto, cuando oigo un ruido a mi espalda. Me doy la vuelta y veo a un señor mayor que me adelanta corriendo, tras saludarme educadamente (hommikust! – buenos días en estonio).

Lago Ülemiste

Es la primera persona que me cruzo en un buen rato. Continúo andando y resulta que se acaba la valla. ¿Qué hago? ¿sigo el sendero? ¿Me meto campo a través para buscar el lago? Tras meditarlo unos segundos decido que lo mejor va a ser seguir el sendero. Ya he tenido malas experiencias entrando en lugares desconocidos a la trocha, y no quiero repetirlas.

Lago Ülemiste

A un lado del camino quedan los restos de lo que debió ser una alambrada. ¿Por qué tienen cerrado el lago? Llevo ya mucho andado y aun no he encontrado un sitio que me permita llegar a la orilla.

Lago Ülemiste

La zona en la que me encuentro ahora mismo es muy húmeda. A lo largo del camino hay muchos árboles caídos, todos llenos de limo. El suelo esta embarrado y hojas putrefactas lo cubren todo. De vez en cuando mando mi posición a mis compañeros por si me pasara algo. Estoy en medio de la nada y no es plan de quedarme aquí tirado.

Sigo sin ver a nadie, cuando me encuentro con el primer problema. El camino acaba en un canal de agua. Una vez hubo un puente que lo atravesaba pero ahora el puente esta roto y no hay forma (que no sea nadando) de pasar a la otra orilla. ¿Y ahora qué?

Lago Ülemiste

Sigo un poco el canal hacia el norte y el camino esta cortado ya que hay una casa y es una zona privada. Tiro hacia este y hay otro canal. Doy vueltas por la zona tratando de encontrar un paso, pero na de na. Lo único que encuentro son tuberías pintadas de amarillo. Deben ser gaseoductos o algo así.

Lago Ülemiste

Ha llegado el momento de consultar un mapa. Cojo el móvil y consigo encontrar con precisión mi localización. Veo que puedo seguir otro sendero hacia el sur que me acercará a un camino de tierra que va en la dirección que debo tomar. A estas alturas me encuentro al sur del lago, por lo que debería seguir el rumbo este.

Total, que sigo el sendero a través del bosque y cuando llego a una zona abierta, busco donde se encuentra el camino a lo lejos. Tengo que atravesar una zona de campo a la trocha pero… mierda! otro canal.Lago Ülemiste

Por suerte (o eso espero), hay un árbol caído que me puede permitir atravesarlo. Tras comprobar que es lo suficientemente robusto para soportar mi peso, cojo una rama larga para utilizarla de bastón. Así tendré mas estabilidad.

Lago Ülemiste

Gracias a la rama (y a mi legendario equilibrio) consigo llegar sano, salvo y seco al otro lado del canal. Ahora toca trochear un poco.

El terreno es muy abrupto y traicionero. Tengo que ir con mucho cuidado ya que hay grandes socabones (definición de socabón: dícese del agujero con tamaño suficiente como para darte una gran ostia si te caes dentro). Estos socabones están algunas veces cubiertos de vegetación y ramas. Además, hay parte del terreno inundada. ¿Qué cojones hago yo aquí en medio? Aventura, piensa en la aventura…

Lago Ülemiste

Cojo otra rama y voy pinchando en suelo antes de poner los pies, y así, y tras un buen rato, consigo llegar a una zona con árboles que tiene un piso más firme. Menos mal…

¡Menos mal mis cojones! Hay otro canal :(.

Lago Ülemiste

No me queda otra que seguirlo. Otro rato caminando con cuidado, siguiendo un camino de cabras que una vez fue un sendero minúsculo, pero que hoy hay que adivinar por donde va. La cantidad de ramas y árboles caídos tampoco ayudan.

Tras otro buen rato de caminata llego a una zona en la que hay muchos arboles tirados sobre el canal. ¿Me la juego otra vez y cruzo por encima de ellos? No son muy gruesos y ninguno llega hasta la otra orilla, así que me tocaría ir pasando de árbol en árbol, a lo Tarzan.

Lago Ülemiste

Menos mal que soy una persona prudente y que me quiero mucho, ya que declino esta posibilidad y decido continuar. No os lo vais a creer pero en menos de 100 metros hay un puente cojonudo que atraviesa el canal. Menos mal que no quise jugar a Tarzan…

Lago Ülemiste

Tras atravesar el puente el paisaje cambia por completo. Me encuentro frente a un campo abierto. Consulto de nuevo el mapa y encuentro el camino que me lleva directamente rumbo este. Vamos que nos vamos.

Al poco de entrar en este camino de tierra veo que hay mucha agua en los laterales. Lo que al principio eran charcos, se convierte en una gran marisma llena de aves acuáticas. ¡También hay multitud de cisnes!

Pese a que el camino esta embarrado y que hay alguna nube lejana que puede traer lluvia, esta parte la disfruto mucho y me tomo mi tiempo. Sigo estando solo. La naturaleza, los cisnes y yo. ¡Qué bonito!

Tras un buen rato la naturaleza va dando paso a la civilización y comienzo a ver algunas casas. Creo que se ha acabado la parte salvaje de la caminata de hoy.

Los caminos de tierra se van haciendo mas amplios, y ya se ven muchas casas a lo lejos. Me doy cuenta de que estoy lleno de pinchos. El tramo trochil ha convertido mi abrigo en una mata de pinchos vegetales. Me lleva unos minutos quitármelos todos.

Lago Ülemiste

Llego a un pueblecito, carretera de asfalto, y la marcha se hace mucho más fácil y rápida. Alcanzo la zona sudeste del lago (el cual sigo sin ver, por cierto) y toca ir tirando hacia el norte.

Se me vienen a la cabeza mis pensamientos de anoche: “seguramente habrá un parque, con sus caminitos, sus puestecitos de comida y bebida, niños correteando en sus bicicletas…”. Aquí no hay na de na. Menos mal que no estoy en España con sus 30 grados a la sombra, porque no me he traído nada de agua ni de comida.

Definitivamente se ha acabado la naturaleza y voy pasando de pueblecillo a pueblecillo, algunos con unas casitas de campo muy bonitas.

Llego a uno más grande llamado Peetri, lleno de casas muy chulas y barrios residenciales. Aquí debe vivir gente de pasta. Me llama la atención un molino que hay en el centro del pueblo así que me desvío para echarle un vistazo y sacar alguna foto, claro.

Sigo avanzando, ya con rumbo norte, y vuelvo a encontrar a mi amiga la valla. Sigue teniendo los dichosos cartelitos. Cuando vuelva al hotel tengo que mirar que pone.

No todos los carteles me caen mal. Encuentro uno que me llena de alegría.

Tallín

Esto significa que ya me queda poco por andar. Llevo ya casi cuatro horas, parando solo para sacar fotos, y las piernas ya no van tan sueltas como al principio. No obstante, voy bastante bien.

Camino, y camino, y llego al aeropuerto. Ahora si que me queda poco. Tras el aeropuerto, llego al centro comercial Ülemiste (lleno de gente como siempre).

Atrás quedaron los senderillos por el bosque. Estos se han convertido en grandes y ruidosas autovías. Menos mal que ya no queda nada.

Tallín

Unos minutos más tarde llego a la gran ciudad. Me apetece comer japones, así que pongo rumbo a mi sushi bar favorito, el Oishii.

Por desgracia, está cerrado. Estoy cansado así que paso de andar mas. Me voy al hotel. Como regalo de despedida, pasa junto a mí un carromato de caballos. Qué caballos más impresionantes.

Tallin

Resumiendo, al final han sido más de 20 kilómetros. He estado unas cuatro horas y media haciendo deporte. He pasado por bosques solitarios, me he jugado la vida atravesando canales sobre troncos, he disfrutado como un  niño observando los cisnes y otras aves en la zona de marisma, y sobre todo, he pasado un muy buen rato conmigo mismo. ¿Qué más se puede pedir?

Ruta por el lago Ülemiste

Eso sí, ver, lo que es ver el lago, no lo he visto. Resulta que de este lago se saca el 90% del agua que abastece a Tallín. Para evitar que su agua se contamine, lo tienen cerrado. De ahí la valla y los carteles.

Un comentario sobre “¿Qué hacer en Tallín? Capítulo 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s